Diseño del blog y montaje de imágenes/ fotografias y videos : Mar Buelga. Textos: Olga María Ramos y colaborador@s

viernes, 17 de octubre de 2014

EL CUPLÉ: ÁLVARO RETANA




Si alguien merece estar ligado al Cuplé con todas sus consecuencias ese alguien es, sin duda, ÁLVARO RETANA que, entre sus muchos cuplés, escribió la letra del Ven y ven. Esta versión es un gran documento: Alberto Cortéz, acompañando a Olga Ramos:

                    


Retana había nacido frente a las costas de Ceylán mientras sus padres viajaban a Filipinas. Su padre fue el político y escritor Wenceslao Retana, que ejerció de gobernador en Huesca y Teruel.
A pesar de su noble linaje y lo férreo de su educación (o, quizás por esto) Alvarito se puso el mundo por montera. ¡Qué gracia! ¡Qué ingenio!

Y para muestra vean, cómo se definía: “Nací el 26 de Agosto de 1890, bajo la influencia que nunca pude explicarme de Virgo, signo del zodiaco con el que me declaro incompatible.
Por la gracia de Dios vine a este mundo inteligente y optimista, trabajador, ardiente y desdeñoso para los prejuicios sociales.
 Desde muy niño dividí a la humanidad en dos grandes grupos, en uno solo yo y en el otro la demás gente, gentecilla y gentuza.
Fui mal estudiante, intransigente con las matemáticas, de imaginación desbordada por lo que me distraían las historias Universal y Sagrada, incapaz de guardar rencor a quien me causare un daño, no por bondad congénita sino por resultarme más cómodo y barato.
Inicié estudios universitarios, que no pude acabar.
Escribir, pintar, idear decorados, componer música ligera, era cuanto me apetecía.
Mi padre me dejó por imposible, rebelde, caprichoso deslenguado.

En 1911 publiqué mis primeros trabajos literarios en el Heraldo de Madrid y en ese mismo año estrené mis primeras canciones ligeras interpretadas por estrellas de variedades como La Goya, Paquita Escribano, Adelita Lulú, Amalia Molina, Raquel Meller, La Bella Chelito, Teresita Zazá y otras figuras de la bella época” Sin duda, Álvaro fue, lo que se ha dado en llamar, un “enfant terrible”.

Dicen que acudía a las manifestaciones de los obreros, vestido con un mono de trabajo de seda… y que le detuvieron al encontrar en su domicilio objetos litúrgicos que utilizaba sacrílegamente (me guardo lo que hacía para no escandalizar).
Pio XII
Por ello fue condenado a muerte pero el Papa Pío XII, al que había solicitado ayuda, medió y conmutaron la condena por 30 años de prisión. Retana era un provocador…

Como me dijo hace tiempo una señora de muy buen porte que vino a verme al teatro: “Alvarito, fue el garbanzo negro de la familia”.
 La señora se apellidaba Retana y creo que sabía de lo que hablaba…
De la condena de 30 años, cumplió 9 y en 1958 salió en libertad.
En fin, ese es lado oscuro de su historia pero creo que lo que debe prevalecer es su creatividad incesante, su arte, su gracia, su chispa. En los años 60’ mis padres actuaban en el café Varela, al finalizar se acercó Álvaro Retana y regaló a mi madre una pícara letrilla del Ven y Ven:

                                                       “¡QUÉ RICO PELO TENÍAS
                                                  ANTES DE QUEDARTE CALVO!
                                               SI YO TE PIDIERA UN RIZO, MI VIDA,
                                                  ¿DE DÓNDE IBAS A SACARLO?

Así se expresaba: “En todas mis actividades artísticas siempre me acompañó el éxito.  Declaro esto sin rubor porque la modestia es la vanidad de los mediocres.
Soy como el sándalo que perfuma el hacha que le hiere; y no concilio el sueño sin rogar al Todopoderoso dé una buena muerte a mis enemigos”



La modestia es la vanidad de los mediocres, ¡Qué frase!
Uno de sus cuplés más populares fue “El polichinela” estrenado por La Fornarina en el Apollo Théâtre de Paris en 1.908.

La Fornarina interpretando "El Polichinela"
Dibucuplé .El Polichinela.©Mar Buelga 2010




















                     



 ¿Me permiten que se lo cante?                                                      


Novelista, letrista y periodista pero, sobre todo, un gran “imaginador”, inquieto, pícaro, inteligente y muy polifacético.

Entre sus habilidades estaba la de diseñar los más atrevidos y originales trajes para sus cupletistas preferidas.


























A él debemos la introducción del jazz en la capital de España y suyas son las narraciones eróticas más exitosas de la belle époque.
Alguna de las "Novelas eróticas" de Retana

Era frecuente verle deambular por camerinos y entre bastidores, embutido en una larga gabardina y un elegante sombrero.

Álvaro Retana

Hizo amistad con las más grandes, como Aurora Jauffret la Goya, a la que adoraba, la exótica Tórtola Valencia, Ofelia de Aragón o Tina de Jarque

Tórtola Valencia una de las "musas" de Retana

La más completa relación de cupletistas es obra de Retana: “Historia del Arte Frívolo” que conservo como oro en paño en el Museo dedicado a mi madre Olga Ramos



También es suyo: “Historia de la canción española” además de más de cien novelas escritas.




En el caso de sus letras, de él son Las tardes del Ritz, compuesto en colaboración con Genaro Monreal y que dedicó al transformista Egmont D’Bries al que vamos a escuchar cantar en un cuplé titulado Amor japonés de Bódalo y Retana.
Dibucuplés. Amor Japonés.©Mar Buelga 2010

Merece la pena aunque su intervención sea muy breve
 ¡¡¡ Hay que ver qué sabor tiene este foxtrot!!!

 


Dibucuplé. Las tardes del Ritz.©Mar Buelga 2010


Sigamos con versiones de aquellos felices años del principio del siglo XX.
 Es La Goyita quien canta “Batallón de modistillas” (grabación de 1915)

Dibucuplé. Batallón de modistillas. ©Mar Buelga 2010



Tras una vida apasionada, frívola y escandalosa (en el mejor sentido de la palabra)
Alvaro Retana partió hacia el más allá en su casa de Torrejón de Ardoz el 10 de febrero de 1970.
Había cumplido los 79 años de edad y dejó un hijo: Alfonso Retana Tejeiro.

1 comentario:

  1. Maravillosa entrada. Retana se merece este homenaje y muchos más. Mucho de lo que sabemos hoy sobre el cuplé se lo debemos a él. Lo que son las cosas, a pesar de sus escándalos o sus provocaciones, a mi me despierta ternura.

    ResponderEliminar