Diseño del blog y montaje de imágenes/ fotografias y videos : Mar Buelga. Textos: Olga María Ramos y colaborador@s

sábado, 1 de noviembre de 2014

Joyas del cuplé: El Charleston



Uno de los ritmos que más identificaron la época del cuplé fue el Charleston, un ritmo procedente de los Estados Unidos y que nació en 1903 en Carolina del Sur, exactamente en Charleston, de ahí su nombre.
Una de las ilustraciones sobre el cuplé de Mar Buelga con
clara inspiración de las chicas cuplé
El charleston triunfaba hasta en la publicidad

                          


Tuvieron que pasar 20 años para que llegara a Europa donde arrasó hasta el punto que hay un charlestón que habla de esto; me refiero a “¡Madre, cómprame un negro!” y, aunque esto suene políticamente incorrecto, es simplemente una frivolidad más de aquellos felices años XX.
El Charleston y su época incluso tienen una tipografía


El Charleston llegó con orquestas norteamericanas, formadas en su mayoría por músicos de color.


La letra del cuplé lo dice claramente:

“Son tantos negros los que han venido
para enseñarnos el charlestón 
que las mamás se ven morás
para evitar ir al bazar
donde esas muestras de chocolate/ a los pequeños hacen gritar:
¡Madre, cómprame un negro,
cómprame un negro en el bazar!
¡Madre, cómprame un negro,
cómprame un negro en el bazar!
que baile el charlestón
y que toque el jazz-band.
¡Madre, yo quiero un negro,
yo quiero un negro
para bailar!

 ¿Qué tal si escuchamos a la simpática Marujita Díaz este charleston que cantó en la película “Y después del cuplé”?después del cuplé”?

Cartel de Después del cuplé


                             

La verdad es que el charlestón, no sólo revolucionó a los jóvenes de la época, si no que con él surgió una moda muy característica de aquellos años: A las chicas se les empezaron a ver las piernas por encima de la rodilla…
Chicas charlestón enseñando pierna

Traje de flecos estilo Charlestón
El estilo de la época  protagonista en la pelicula El Gran Gatsby
Chica "artdeccó"

Con esos preciosos trajes de flecos, unos collares larguísimos y unas cintas de abalorios por la frente, con plumas en la cabeza y un pelito muy cortito muy cortito al que se le llamó peinado “a lo garçon”

Peinado a lo Garçon


Celia Gámez tambien sucumbió al estilo Charleston 

“Soy las garçon, çon, çon….
con el pelo cortáo.
Soy la garçon, çon, çon,
con el pelo ondulao.
Soy una chica bien…
bien, bien, bien, bien…
Soy una mujer chic, chic, chic, chic, chic…
y parece mi cara, talmente de biscuit
y parece mi cara, talmente de biscuit
Tobillera, tobillera…
Ya vas siendo rodillera
pero al paso que tu vas
de fijo acabará siendo
muslera muslera o algo más…"

En esta ocasión tendremos oportunidad de disfrutar de este chotis en la doble versión de la singular Esperanza Roy y el gran cómico Tony Leblanc

                      


 ¿Verdad que parece un cuplé a ritmo de chótis?
 Pues no lo es ya que se trata de uno de los números musicales de la Revista El sobre verde del maestro Guerrero.

Cantable de la revista musical  El sobre verde, entre ellos La Garçon, que
califica como chotis a pesar de solo parecerlo.
Chica años 20

Pero sigamos con otro famoso Charlestón titulado “Al Uruguay” que tiene una curiosa historia: Dicen que el Dr. Asuero (al que llamaban el doctor milagro) curaba, con un simple toque en el trigémino, una enfermedad conocida como el baile de san Vito.
Anuncio de la clínica del doctor Asuero en Buenos Aires

 Eso dice la canción:

“Un extraño caso a mí me ha pasado
pues todos mis nervios se han soltado
un Dr. Famoso yo fui a visitar
pero las narices me quiso tocar
y como protesté mandóme al Uruguay
y entonces yo le contesté:
(Estribillo)
Al Uruguay, guay
Yo no voy, voy
Porque temo naufragar…”

Entraban en la consulta presos de aquellos tics incontrolados y salían como si nada aunque al poco tiempo los temblores volvían.
(Veámos si os parece un amplio y documentado reportaje sobre el doctor en el programa de cuatro dirigido por Iker Jiménez : "Cuarto milenio")

                        

Una versión mucho más truculenta que en cierta ocasión me contaron.
Sea o no cierta, quisiera compartirla con ustedes. Parece ser que ante la proliferación de gays en Cádiz, se dio orden de fletar un barco prometiendo trabajo en América a los homosexuales que quisieran embarcarse.
Muchos vieron la oportunidad de escapar de una sociedad que en España, a principios del siglo pasado, no veía con buenos ojos esa tendencia sexual.
Cuentan que una vez el barco alejado de la costa fue bombardeado hasta su hundimiento. ¿Fantasía? ¿Realidad?
 Yo solo cuento, no opino…
 “Al Uruguay, yo no voy, porque temo naufragar…”


Modelos publicitarias evocando la época del Charleston
Recortable de la moda femenina años 20

Una mítica escena en la película “¡Ay Carmela” en la que los magníficos Carmen Maura y Andrés Pajares, interpretan este famoso charlestón.

                       

Cartel de La Película

Y como guinda a este espacio dedicado al Charleston, una muestra de cómo se baila este endemoniado ritmo.

                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada