Diseño del blog y montaje de imágenes/ fotografias y videos : Mar Buelga. Textos: Olga María Ramos y colaborador@s

martes, 9 de julio de 2013

Tradición de La Revista Musical en México. (2) Irán Eory.

Y vamos con la segunda parte del magnífico relato de nuestra colaboradora mexicana Lourdes Franco Baugnouls. Por si queréis leer las dos entradas seguidas aqui os dejamos el enlace a la primera parte. (Para entrar en el enlace haz click en las letras)

LA REVISTA MUSICAL EN MEXICO (PRIMERA PARTE)


Vinilo de "Las Leandras" en versión de Irán Eory




Indiscutiblemente, tanto México como España tienen una deuda de reconocimiento a Irán Eory; México, porque gracias a ella en suelo azteca se pudieron apreciar, montadas con gran calidad y en su más pura esencia, los números musicales de aquellas revistas que hicieron famosa a Celia Gámez.                        

España, en consecuencia, le debe a Irán el haber perpetuado allende los mares estas obras inmortales. Irán Eory es el símbolo de la versatilidad, a lo largo de su carrera destacó lo mismo en cine que en telenovelas y, por supuesto, en el teatro, vocación ésta que la acompañó hasta su muerte, pues ya seriamente enferma, no cesaba de albergar la esperanza de montar una nueva revista musical.  
        
                          



 Irán Eory, cuyo verdadero nombre fue Elvira Teresa Eory nació en la ciudad de Teherán, por tanto, de su nacionalidad iraní tomó su nombre artístico aunque en realidad sus progenitores no eran nativos de la región; su padre era austriaco y su madre, judía nacida en Turquía. Vivió en España durante su infancia y adolescencia; fue allí donde inició su carrera artística, poseedora de una gran belleza, conocimientos de música, de idiomas y además dueña de un gran talento, pronto se hizo notar en el medio artístico llamando la atención de directores y productores de cine.










En 1963 filmó La Verbena de la Paloma,(aqui os dejamos el trailer de promoción) 

                     

 De ahí surgió seguramente su interés por la zarzuela y el género chico; en el mismo año, y bajo la dirección de Juan de Orduña filmó la segunda versión de Nobleza baturra, (Aqui va el video promocional) 

                           

que años atrás protagonizara con gran éxito Imperio Argentina. Esta segunda película reafirmaría en Irán Eory el gusto por la canción vernácula.

Irán Eory, en "Historias de la frivolidad" de Chico Ibáñez Serrador


La televisión española incluyó también a la talentosa actriz en sus repartos; participó en series como Historias de mi barrio (1964) y Tiempo y hora (1966). Sin embargo el destino de Irán no estaba en España; en 1969, la escritora Yolanda Vargas Dulché solicitó su presencia en México para realizar el papel protagónico de la película Rubí, historia que había sido realizada primero como historieta ilustrada en la serie de revistas Lágrimas, risas y amor y después como telenovela, protagonizada por Fany Cano. La película, llevando en el papel principal a Irán, fue un éxito.

(Veamos un video creado sobre la historieta que inspiraba Irán Eory)

                    

Cartel de "Rubi"


A partir de ahí, la actriz decidió fijar su residencia en México; mientras su padre permanecía en España ella y su madre, su inseparable compañía hasta su muerte, montaron casa en el país que tan cálida acogida les había brindado dando así inicio a una brillante trayectoria artística que no cesó ni siquiera estando ya bastante enferma, tanto, que sólo se le hacían tomas sentada en la última novela en la que participó. Tres fueron las magnas empresas teatrales en las que Irán puso toda su energía y su talento además de todo el capital: Las Leandras, Por la calle de Alcalá y Viva México y Olé. Las dos primeras obras constituyeron un éxito rotundo, las llevó de gira por todo el país y en la capital registraron llenos totales.

Portada de la revista Tele-guía

Irán y Carlos Monden


Trabajaba ahí con su pareja sentimental, el actor Carlos Monden, con quien vivió una relación duradera y estable que no pudo concretarse en matrimonio porque la madre de Irán deseaba para su hija un consorte judío y con dinero, cualidades ambas de las que carecía el actor mexicano. Sin embargo, cuando Irán murió la madre suplicaba emocionada a “Carlitos” que no la abandonara.
Una relación duradera
El amor entre Carlos Monden e Irán Eory fue realmente ejemplar, ambos se compenetraban de manera total; cuando ella murió, él quedó totalmente devastado.




Irán Eory y Mario Moreno: "Cantinflas"
“La Java de las viudas”, “El Pichi”, “Los Nardos”, números musicales de Las Leandras que en la década de los treintas hicieran tan famosa a Celia Gámez, adquirieron vitalidad a través de vestuarios novedosos y coreografías fastuosas, Irán logró acercarlos a un público en el que se combinaban antiguas y nuevas generaciones.
 Conocedores y neófitos salieron del teatro ampliamente complacidos con la gracia, presencia escénica, versatilidad histriónica, voz y calidad dancística de Irán y su grupo.

                  

Amparito Arozamena
 En Por la calle de Alcalá, nuevamente la figura de Celia Gámez recibió un homenaje tácito, uno de los números más representativos en esa revista fue precisamente “La estudiantina portuguesa” que en la voz de Irán Eory brilló como en los mejores tiempos de la vedette española que la hizo inmortal. La última gran producción que la compañía de Carlos Monden e Irán Eory puso en México con la colaboración siempre fresca de la actriz cómica Amparito Arozamena: Viva México y Olé, en el año 2000, no tuvo el éxito esperado y la tensión que este traspiés causó en la empresaria y actriz fue fulminante; su salud se vio rápidamente minada a causa de un edema que una súbita alza de presión arterial le causara, su equilibrio sufrió severos contratiempos, la sangre dejó de fluir de manera conveniente ocasionándole pérdida de memoria y falta de coordinación; el pronóstico médico no fue nada alentador, moriría en poco tiempo o quedaría en calidad de vegetal.


Para su fortuna y la de sus seres queridos el último vaticinio no se cumplió, tras un derrame cerebral, Irán Eory moriría en la Ciudad de México a los sesenta y cinco años de edad el 10 de marzo de 2002. Pero en la memoria de México quedaría viva la imagen de esta excepcional mujer que además de empresaria exitosa, actriz premiada por su trabajo actoral en las telenovelas: María la del barrio (1966) y La pícara soñadora (1992), realizaba, como labor social, la escenificación de obras teatrales en escuelas rurales en los más apartados rincones del país.

Hija inigualable, compañera fiel, excelente amiga, jefa cuidadosa del bienestar de quienes dependían de ella, Irán Eory dejó un recuerdo cálido e imborrable en este México que la acogió con entusiasmo y al que ella devolvió con creces los beneficios recibidos. Viva por siempre en el ánimo tanto de España como de México el recuerdo de Irán Eory.

Bella Irán Eory
Y, ¿Qué les parece si les contamos estas y muchas anécdotas más en La historia detrás del mito?
 Son cuatro partes pero muy, muy interesantes.


 

1 comentario:

  1. La primera parte no se deja ver, al igual que varios videos. snif

    ResponderEliminar